El Cortijo San Francisco | El cortijo
129
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-129,bridge-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Soy Laura Pou, paisajista, podría contar la historia cronológica del lugar pero prefiero narrar la historia emocional del Cortijo, la historia de cómo me enamoré de El Cortijo San Francisco en una vista de obra.

 

Como parte de mi trabajo restauro jardines antiguos -por cierto, una de las tareas más hermosas a realizar-, descubrir especies autóctonas con años en el lugar  rodeadas de algún capricho traído de alguna tierra lejana y que maravillosamente se ha adaptado a este nuevo habitat.

 

Llegué al cortijo para evaluar el estado de sus jardines, árboles y sus 80 hectáreas de finca.  A poco de llegar no daba crédito de dónde estaba…el silencio me rodeaba, el verde me invadía, los rincones, algunos con flores y otros mostrando unos cactus y suculentas plantas bañadas por el sol andaluz… me sumergía en la contemplación de la belleza . ¿Realmente estaba a 5 minutos de la playa? Sentía como el río Castor y el Río Velerín abrazaban una tierra fértil y llena de vida. La sierra Bermeja me protegía y servía de brújula, en un momento pensé que estaba en un paraíso. Sólo los alcornocales que lo rodean saben exactamente el devenir de los ríos, el ruido del agua , los antepasados moriscos y los últimos bandoleros que se escondieron por allí. Y finalmente, se convirtió en un proyecto personal. Cuido de él, lo mimo y les quiero mostrar que es  ideal para todos a los que os guste combinar excursiones con  descanso, playa con ciudad  y disfrutar de la tranquilidad que ofrece esta finca rodeada de naturaleza. En verano soñando entre  sus patios, fuentes, muros de piedra y el relax cerca de la  piscina, y en invierno, al cobijo de la chimenea del gran salón o leyendo en algún rincón, cualquier libro que se preste de la biblioteca

 

Este cortijo  lleno de detalles y con el encanto andaluz cosmopolita de la costa, es uno de los últimos refugios secretos de esta zona. Secreto compartido con vosotros.

laura_pou
  1. Stewart Granger, actor británico, era el galán ideal para las películas de aventuras en Hollywood.

    Participó en más de 60 películas , siendo un referente del cine clásico de aventuras entre los años 40 y 50. Consiguió la fama mundial tras protagonizar la película de “Las Minas del Rey Salomón” en 1950 producida por la Metro-Goldwyen- Mayer, un costoso proyecto rodado en parajes africanos. Lugar de inspiración para su futuro refugio en la Costa del Sol.

  2. Resguardada en medio de un bosque mediterráneo se levantó esta espectacular casa.

    Oculta en mitad de la sierra de Bermeja, esconde grandes tesoros decorativos y arquitectónicos que el actor fue cosechando durante sus viajes por el mundo. Cada uno de sus detalles, columnas romanas,  barras de hierro forjado decoradas con rosetones y sus iniciales en ellos, vigas de pino rojo reforzadas con bambú, la imponente chimenea traída desde  México o la mesa de mármol veneciano rodeada de mosaicos sevillanos en la cocina muestran la emoción y la proeza puesta en el proyecto.

     

    El cortijo resulta una amalgama de influencias andaluzas, árabes y mexicanas. Sus más de 1000m2 construidos se orquestan en torno a un patio central con palmeras y vegetación exuberante. El cuerpo central dispone de tres habitaciones dobles en suite y un apartamento con dos habitaciones en planta alta. Además de un bellísimo salón y un comedor y una cocina como mínimo curiosa. 2 habitaciones dobles todas con baño privado. Un pabellón apartado con una gran piscina de 16 Mts. orientada a mediodía-poniente, garantiza el sol durante todo el día.

     

    El acceso al cortijo es a través de un impresionante portón desde donde continúa un camino de palmeras que nos conduce a la entrada de la casa principal, y ya en el cortijo nos recibe un espectacular patio andaluz con un enigmático campanario.

     

    Sin duda, un tesoro escondido situado a solo 5 minutos del mar.

  3. Tras hacer una malísima  inversión de su patrimonio, Steward Granger quedó totalmente arruinado.

    Finalizó en la venta de la joya de su corona, este cortijo andaluz que tanta alegría le había dado  a su corazón británico y que fue testigo de sus tumultuosos amores.

    El Cortijo San Francisco finalmente pasó a otras manos y Granger se mudaría de nuevo a California, donde pasó sus últimos años entre intervenciones en series televisivas y la redacción de su autobiografía.

  4. ¡Renace El Cortijo San Francisco!

    Durante los años 2017 y 2018  se realizó una rehabilitación integral de la casa principal, las habitaciones de invitados y la cocina. Cada elemento arquitectónico se trató con el cuidado que el cortijo merece. El objetivo era mantener, y conservar todos los mágicos rincones creados para el disfrute y la contemplación de la belleza. Queríamos devolver la  grandiosidad que años atrás conquistó a todos sus huéspedes.

  5. El camino rodeado de palmeras nos recibe nuevamente.

    El Cortijo San Francisco, actualmente gestionado por Laura Pou, recobra su esplendor natural, se llena de vida y  nos ofrece multitud de rincones con pequeños misterios por descubrir. Sin duda un espacio donde hacer realidad los sueños.

Playas

A tan sólo 5 minutos en coche podrá relajarse, disfrutar del sol y el Mar Mediterráneo en el extenso litoral de la Costa del Sol, y sus puestas de sol con vistas a Gibraltar y a la costa de África.

 

Naturaleza, cielos abiertos y el disfrute garantizado lo convierte en un lugar inigualable en la falda de Sierra Bermeja, Estepona .

 

Un espacio para disfrutar todo el año.

Cultura y Tradición

Además de alojarnos en plena naturaleza muchas veces queremos que nuestros viajes se impregnen de la vida del lugar, de la diversidad cultural o de las más ancestrales costumbres que perduran todavía hoy.

 

Desde El Cortijo San Francisco a tan solo 40 minutos en coche podemos visitar la ciudad de Ronda, conocer la tradición taurina, el famoso Tajo y disfrutar de una cata privada de vino en las ya numerosas bodegas con D.O dispersas en la zona. Un buen paseo por El Peñón de Gibraltar, para realizar compras y llegar a la Cueva de San Miguel es una gran opción a 30 minutos en coche. Málaga capital, hoy en día importante foco cultural de Andalucía y de ámbito nacional, resulta una alternativa cultual para recorrer y disfrutar de la parte antigua entre callejuelas y pequeñas plazas. Tánger, al otro lado del Estrecho de Gibraltar y puerta de África. Exotismo en otro continente a 40 minutos en coche y tan sólo 30 más en un Ferry rápido.

 

Si la idea es un recorrido más cercano, en Marbella nos encontramos con interesantes obras de arte latinoamericano contemporáneas y el museo del Grabado Español.

Naturaleza

Estamos al pie de la Sierra Bermeja – Parque Natural de montañas mediterráneas con su característico color rojo, con más de 50 especies vegetales, pinsapos, alcornoques y con espectaculares vistas y atardeceres al Estrecho de Gibraltar y África y frente a las aguas del Mar Mediterráneo. El río Castor que serpentea la finca y que junto al Río Velerín, protegiendo con sus valles al cortijo, otorgan un microclima de temperaturas suaves, cielos azules y un entorno inigualable.

 

Entrando al Cortijo San Francisco parte de las 85 ha de finca corresponde a unos de los pocos bosques mediterráneos de alcornoques aún vírgenes de la zona.

 

Es la oportunidad de respirar profundamente, despertar los sentidos y recuperar el vínculo con la naturaleza ancestral.